Páginas

viernes, 20 de junio de 2014

#destacables #bigdata #cloud #libraries (20/06/2014)

Daniel Goldberg, Miriam Olivares, Zhongxia Li, Andrew G. Klein (2014). Maps & GIS Data Libraries in the Era of Big Data and Cloud Computing. Journal of Maps and Geography Libraries, 10: 100-122 
Si uno lee la primera parte de este artículo desde el contexto español, experimenta una sensación de envidia sana al constatar la realidad estadounidense en cuanto a la gestión de recursos geográficos en bibliotecas, la cual podría ser el escenario en un futuro próximo para las bibliotecas españolas. Pero si uno sigue, y lee la segunda parte del artículo, la cual se centra en como las nuevas tendencias tecnológicas como el cloud computing y big data se están ya introduciendo en las bibliotecas americanas para la gestión de datos geográficos, uno experimenta un alto grado de frustración al darse cuenta que este escenario es pura ciencia-ficción en el contexto español ahora mismo. 

O puede que no.

En la segunda parte, el artículo describe un escenario real donde los datos geográficos son parte esencial de los recursos de investigación.  Como para cualquier recurso, con el fin de que sea útil y de valor para la comunidad, debe mantenerse, documentarse y curarse debidamente a lo largo del tiempo. He aquí, donde los autores proponen las bibliotecas como perfectos candidatos para la curación de datos geográficos, en el contexto de datos científicos que de forma natural exhiben muchas sino todas las características que definen los proyectos de Big Data que, a menudo, explotan los nuevos paradigmas de computación en la nube. 

Puede que este escenario no sea tan inimaginable en el contexto español. 

Está claro que llevamos 20 años de retraso con respecto a la situación estadounidense. A nadie se le escapa este hecho. Muchos países en desarrollo no saben lo que es un PC, pero saben perfectamente lo que es un smartphone y las posibilidades que ofrece. Los motivos de este salto tecnológico son obviamente distintos a los que comentamos en esta entrada, pero nadie obliga a las bibliotecas españolas a seguir una línea secuencial en la adopción de tecnologías. No tiene ningún sentido empezar con la gestión de datos geográficos con el contexto tecnológico de hace 20 años,  simplemente porque ese fue el punto de partida de las bibliotecas americanas. ¿Por qué no coger el carro del Big Data, cloud computing, y demás tecnologías actuales para dar un verdadero salto tecnológico y. mucho más importante, de valor añadido en cuanto a nuevos servicios de gestión y curación de datos científicos y geográficos para la comunidad? 

El cambio tecnológico actual brinda una oportunidad única a las bibliotecas para subirse al carro de la curación y gestión de datos geográficos y de carácter científicos con tecnología de almacenamiento y procesamiento con coste casi nulo. Como siempre, la tecnología sola no va a solucionar todos los problemas y retos que hay que superar, hay que apostar  decididamente en formación específica en estos nuevos tipos de datos desde la biblioteca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada